30 Años escribiendo.

En esta oportunidad queremos compartir con Uds. una conversación que Silvia Hopenhayn mantuvo con Sylvia Molloy en el marco conmemorativo de los 30 años de democracia en la República Argentina.

Que mejor escenario convocante, que el  ágora realizado por Marta Minujín en  Plaza Alemania (frente al jardín japonés), a cielo abierto, dentro del ciclo “30 años escribiendo”.

Sylvia Molloy, nació en Buenos Aires y vive en Estados Unidos hace más de treinta años. Actualmente es Albert Schweitzer Professor  Emérita  de la Universidad de Nueva York, donde dirigió durante varios años el programa de escritura en español.

Autora de "En breve cárcel", "Desarticulaciones" y "El común olvido",  ha publicado también los ensayos “Las Letras de Borges” y “Acto de Presencia”, conversó sobre su escritura, los huecos, las rupturas, su relación con el olvido, la autobiografía, el afuera, la sexualidad, el género, frente al público presente y paseante.

Sylvia nos dice que se escribe mientras se espera. Parte a veces de una cita o acontecimiento para comenzar a escribir. Pone a distancia los hechos y escribe. Escribe para exorcizar aquello tremendo, brutal,  que provoca la escritura y para procesar ese momento, hay que ponerse a escribir.

No inventa, nos cuenta, como haría García Marquez, sino que parte de su propia memoria, o plagia memorias ajenas, como fuente de la invención.

Prefiere hablar de la escritura del afuera y no de la escritura del exilio, ya que desde el exilio la vuelta es menos clara.

Es escribir afuera de algo, con la característica de algo insólito, que está mas allá de lo cotidiano, la enfermedad por ejemplo.

Este afuera para escribir, sería la intemperie,  le da la libertad de estar y no estar, es un estar entre.

De su libro “Desarticulaciones”; la narradora visita casi diariamente a ML., con quien compartió una estrecha amistad y ahora padece mal de Alzheimer, desarticulación de una mente que progresivamente va borrando todo de una manera peculiar:

“Eran listas solo comprensibles para ella, pero entonces es el caso de toda lista: si falta el sujeto que la arma no hay quien le de sentido”.

Por Angela Vitale

http://54321cine.blogspot.com.ar/2013/10/30-anos-de-democracia-conversacion.html

Errores en Lacan XII

En el llamado país del psicoanálisis, Argentina, no podría haberse promovido y realizado otra cosa y de la mejor manera que un blog en donde se registren y se evalúen los lapsus del presidente de nuestro país: Cristina de Kirchner, llamado, los más brutales cristinismos de Cristina. Hasta se le ha puesto nombre a los lapsus.

Este blog despliega de manera sesgada y tendenciosa lo que Jean- Claude Milner en su excelente (ensayo) Breve tratado político 2 “Por una política de los seres hablantes” desgrana con precisión: “ser un individuo político es hablar de política…no se puede hablar y discutir más que poniéndose en el lugar del actor político, sabiendo que uno no lo es. El proceso es evidente para los gobernantes, pero el secreto de los gobernantes es que no tienen más asidero efectivo sobre los acontecimientos que el que tenían los actores de la escena trágica, ya fuesen héroes, dioses o reyes. Ellos saben que también miman. O deberían saberlo” (Págs. 57 a 58).  Antes había afirmado: “la política habla; al hablar organiza lo que quiere que se vea; de hecho lo organiza como un mundo. Lo que permite que se vea en este mundo no son los hombres sino las acciones de los hombres. A partir de esas acciones, se perfilan no los hombres sino los personajes, es decir semblantes de hombres. Se habla de la política de Bismarck, o de Churchill, como se habla de una tragedia de Sófocles…

Personajes políticos, escena política, obra política, acto político, destino político, error político, cada una de estas expresiones usa un sustantivo teatral…el interés que hay en la política se verifica, para aquellos que discuten, en la toma de posición. Elegir el campo, tomar partido, incluso decidir, todo ello reposa, en última instancia, en las pasiones (página 54). .. Porque el idioma político admite, sin discusión posible, un axioma: no se puede juzgar acerca de una decisión sino ubicándose, aunque no fuese más que por un instante, en un lugar en el que uno no está. Aquel que no decide debe hablar como alguien que decide. La mimética es eso (página 70).

Ese blog manifiesta algo de la mimética: juzgar al que actúa en política. De hecho, esto no excusa a aquellos que llevan adelante una práctica política el hacerse responsables de sus actos y sobre todo el que está como axioma no dicho en aquel que llega a gobernar; decirles y conducir a los demás lo que más les conviene hacer y ser. Tampoco lo exime de su relación con el llamado inconsciente que como se puede apreciar, es incluido en el periodismo, en el discurso moderno de las comunicaciones por los medios electrónicos.

De hecho en Internet se promueven a partir de los diversos registros lapsus y errores de los mandatarios García, Mariano Rajoy, Cospedal, Piñera, Nicolás Maduro, etc.
Si hay algo que se llama inconsciente es aquello que habla entonces revelando la posición de aquel que habla a pesar de él: Como el diputado peruano Gerardo Saavedra al asumir su función  con la mano en la Biblia. “…Por Dios, por la plat…por la patria” La división del que jura, entre la plata y la Patria.

Tomemos el caso de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, que  pide que le revisen el pecho con un “telescopio”. Con lo que queda en evidencia la distancia que hay entre un estetoscopio es un aparato acústico usado en medicina, fisioterapia, enfermería, kinesiología, fonoaudiología y veterinaria, para la auscultación o para oír los sonidos internos del cuerpo humano o animal y un telescopio: Se denomina telescopio al instrumento óptico que permite ver objetos lejanos con mucho más detalle que a simple vista al captar radiación electromagnética, tal como la luz. El lapsus revela la dimensión del objeto que hay que ver: Maduro mismo. Depende de cómo se lo mires, por supuesto.
El ex mandatario argentino Carlos Saúl Menem dice haber “tumbado” el gobierno de su antecesor, Raúl Alfonsín, diciendo la verdad de lo que se decía: golpe económico “El pueblo que no recuerda su historia, repite su historia. Como nos olvidamos de los hechos de 1955, repetimos la historia tumbando el gobierno del Dr. Alfonsín… eh, Frondizi… Bueno, ambos son radicales.” – Carlos Menem. Se nota cómo consideraba Menen a sus adversarios políticos o por lo menos a los radicales. De la misma manera  cuando reveló su plan educacional: “Vamos a eliminar todas las escuelas primarias…eh…precarias”.

George W. Bush, ex presidente de Estados Unidos, dijo que “tomará tiempo restaurar el caos”. Fantasma  de caso subjetivo con el que manejó la política de su país. El fallecido Hugo Chávez intentando mostrar sus cualidades matemáticas cuando afirmó que 5×3 es 18. En medio del escándalo de corrupción desatado por Luis Bárcenas, ex tesorero del oficialista Partido Popular, el presidente español Mariano Rajoy habla de “la confianza de los inversobres” denunciando la importancia de los sobres. El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, que salió airoso de muchos juicios por corrupción, dice haber pagado “200 millones de euros en jueces”. Las fortunas que gasta en comprar lo que quiere, jueces y mujeres. En una cita bíblica que pasará a la historia, Maduro dice que “Cristo multiplicó los penes”. Indica su posición para gobernar Nicolás Sarkozy cometió ayer un lapsus lingüístico cargado de connotaciones históricas y geopolíticas. El presidente de la república francesa declaró en Alsacia que se encontraba en Alemania. Por unos segundos se olvidó la dramática historia de esa región que ambos países se han peleado a lo largo de los siglos. En 1870, tras la guerra franco-prusiana, Alsacia y Lorena pasaron a territorio alemán. Al final de la Primera Guerra Alsacia volvió a manos francesas. En la Segunda Guerra Mundial, en 1940, pasa a pertenecer al Tercer Reich y, finalizada la contienda tras la derrota de la Alemania nazi, el territorio vuelve a pertenecer a Francia. En su discurso ante agricultores alsacianos, Sarkozy dijo: “Puedo aceptar distorsiones de competencia con China o con India, pero no con Alemania. Y no lo digo simplemente, querido Philippe Richert [presidente de la región de Alsacia], porque esté en Alemania”.

Plata por Patria, telescopio por estetoscopio, tumbando por reemplazando, primarias por precarias, caos por orden, 18 por 15, inversobres por sobres, 200 por 2, penes por panes, Alemania por Francia.
El llamado inconsciente no dice solo la verdad de cada uno en su subjetividad, que podría ser: avaricia económica, delirio de grandeza, golpista, falta de educación, caos subjetivo, coimas, todo se compra inclusive el amor, amo lo que odio, etc. Dice básicamente que la subjetividad de los políticos está atravesada en nuestra época por el drama, de la economía, por los delirios de grandeza, por la compra de lo que sea en política. Manifiestan en su conjunto que el poder político desfallece cuando se sostiene sólo por la incidencia del discurso capitalista: la voracidad económica. No hace falta interpretación. Es ya una interpretación.

Errores en Lacan XI

Thomas Browne y la costilla

En este número les ofrecemos dos páginas que escaneamos del libro de Thomas Browne para que se pueda apreciar la manera en que escribía y desplegaba la temática de los errores que, en esos años ( 1600) se basaban en la problemática de las creencias- Un tono, un énfasis, una casuística muy diferente a lo que ha de desarrollarse con los errores y creencias a partir del siglo 18.

Haciendo un salto que puede tener como título, ¿qué manifiestan los errores en los políticos?, anticipamos para nuestro próximo número: los errores en los políticos

Reseña XXIV. Seminario Carlos Dante García

El caso es presentado primero,   con la indicación de una internación domiciliaria.
Carlos García pregunta en que consiste esa internación domiciliaria, siendo esta una salida de circulación del mundo. Pregunta si los psicoanalistas recurren o no a la internación. La imagen que se genera de la internación en el horizonte, es una reducción de la condición de sujeto a objeto.
La analista, nos dice que es un recurso, un criterio de internación, ya que la paciente no podía circular por la calle. Si hay familia que pueda acompañar en la casa, si es un riesgo para si  y para 3°, pasaje al acto, suicidio, pérdida de orientación y de circulación.
En la actualidad, la nueva Ley de Salud, dice que se necesitan dos firmas, de dos discursos diferentes para avalar una internación. Agrega que  cuando la palabra no funciona con el paciente, se recurre a la internación. Hay una reducción como sujeto, no toma decisiones, debe cumplir con los horarios, no puede hacer lo que quiere.
Carlos García, se pregunta; ¿que es para la paciente el estar abrumada? Este abrumar, repetitivo
¿Como distinguir el enamoramiento de un desencadenamiento que tiene la forma de un delirio amoroso? Dice la paciente: “Fue lo mas, estoy re feliz, todo es maravilloso, es el amor de mi vida”.
Freud en “Enamoramiento e hipnosis” dice que uno de los efectos es el borramiento de todo defecto del objeto de amor. Idealización que acompaña al enamoramiento. Para Freud los sucesivos encuentros sexuales hacen caer el interés.
¿Se mantiene el enamoramiento antes o después del encuentro sexual?
Llama la atención que diga: “todo es felicidad. En sus ojos vi el amor”, no queda ubicado el sujeto de la frase

Recorte:

1)    La frase de la sexualidad adulta es así
2)    Todo felicidad, se mantiene no cae nunca la felicidad, ¿de que se trata el goce psicótico?
3)    En sus ojos vi el amor, no está el sujeto del amor, si los ojos.
El amor genera algo que parece estar cerca del cuerpo, placer.
Metonimia psicótica, S1 al lado de un S1 no hay una cadena.
Goce en los lazos familiares y con la hermana. Ubicadas la madre y hermana como las que gozan de ella y de los chicos.
Voracidad: es un goce que comienza a ser indicado como sin límite.
Conocer un hombre de verdad implica que aparezca otro gozador, encarnado en la madre y la hermana.
La paciente comienza a regular ese fenómeno en el cuerpo. Dejando de tomar agua, deja de hacer lo que le causa placer.
Resonancia semántica de la lengua. Un paciente psicótico tiene una particular relación con su lengua. Aprender a captar la lengua particular de cada sujeto psicótico.
Construcción de su propio falo. La MP elevada a la dimensión irónica, el padre que amasaba pastas. Ironía de la función paterna.
Deslocalización del goce del cuerpo, desregulado. La vagina no funciona mediante la significación fálica.
Todo esto es una invención significante. Los psicóticos crean entidades inéditas de la lengua.
En la caso, tiene que crear su propia lengua en relación a la comida, solo podía comer algunas cosas.
El recurso que tiene la paciente para regular la invasión de goce, hace pis y se le va. Hay que ver si es constante o no.
Todo el mundo iba a saber de su intimidad, delirio relacional, cuestión de las ideas, permanecen  las ideas, no así las sensaciones en el cuerpo. Se va alejando de la dimensión persecutoria, de lo que se le hace en el cuerpo.
Un hombre de verdad es el encuentro con el padre.

Continuamos la próxima.

http://www.youtube.com/embed/GkXJZZdlKgI?list=UUL7GqEAddR3pKr8I0WbLzlQ

La Comédie-Française: “El juego del amor y el azar” de Marivaux

 

 

Más de 300 años dedicados a una de las artes más convocantes y reveladoras de la condición humana, la Comédie-Française, cuya primera gira oficial en la Argentina se remonta al año 1939, aunque previamente camaradas de la compañía ya habían pisado escenarios argentinos. Esta troupe volvió a presentarse en 1952, 1977, 1981, 1986 y 2000, siendo nuestro país uno de los más visitados.
Esta compañía es el primer y único teatro nacional de Francia y está directamente subvencionado por el Estado. Es también uno de los pocos que cuentan con su propia compañía de actores. Rica con tres siglos de historia, ella vive gracias a su amplio repertorio de dramaturgos clásicos y contemporáneos, franceses y del extranjero. En ella trabajan más de cuatrocientas personas. La cortina del teatro principal, situado en el corazón de París, en el Palais Royal, se eleva cada noche con un espectáculo diferente. El dramaturgo más conocido asociado con la Comédie-Française es Molière. Está considerado el patrón de los actores franceses; sin embargo, murió siete años antes de la inauguración de La Comédie-Française. La calidad de las producciones de la Comédie y la alta preparación de sus actores la hacen una institución muy respetada en todo el mundo. La historia de la Comédie-Française es larga, y el ser un teatro público, y además de alto prestigio, hace que sea muy valorada entre los franceses.
La Comédie-Française fue fundada por un decreto de Luis XIV el 24 de agosto de 1680 para unir a las dos compañías de teatro parisinas de aquel tiempo; la del Hotel Guenegaud, y la del Hotel de Bourgogne. El repertorio de la época consistía en una colección de obras teatrales de Moliere y de Jean Racine, así como unas pocas obras de Pierre Corneille, Paul Scarron y Jean Rotrou.
El 3 de setiembre de 1793, durante la revolución francesa, la Comédie-Française permaneció cerrada por orden del Comité de Seguridad Pública y los actores fueron encarcelados. El 31 de mayo de 1799, el nuevo gobierno abrió la Salle Richelieu y permitió a los actores resucitar la compañía. La misma, tiene en la actualidad un repertorio de 3000 obras y tres teatros en París; Salle Richelieu, junto al Palais Royal; el Théatre du Vieux Colombier y el Studio Theatre.

De este modo, en su paso cálido por Buenos Aires, La Comédie-Française tiene el agrado de deleitarnos presentando "El juego del amor y el azar", una comedia de enredos en tres actos escrita por el novelista y dramaturgo Pierre Marivaux. Puesta en escena por el búlgaro Galin Stoev, en esta ocasión nos invita a viajar a través del tiempo pues se trata de la compañía de teatro más antigua de todos los continentes.

El juego del amor y del azar (en francés, Le jeu de l’amour et du hazard), escrita en 1730, trata de dos hombres de la alta sociedad que se ponen de acuerdo para casar a sus hijos Silvia y Dorante, siempre y cuando ellos lo deseen. Los jóvenes aceptan conocerse pero, por su cuenta, ambos piden a sus padres que les concedan un favor: que les permitan hacerse pasar por sus criados para poder conocer las cualidades y defectos de su pretendiente sin estar tan expuestos a la presión de gustarse. Así, sin que uno sospeche del plan del otro, Silvia intercambia vestidos con su sirvienta Lisette y Dorante hace lo propio con Arlequín, su criado. Luego de varios enredos, que el padre y el hermano de Silvia, cómplices, disfrutarán en secreto, las parejas caerán en sus propias redes y deberán hacerse cargo de las consecuencias.
La obra nos trae los valores de la época, los escollos subjetivos que ocasionaba el amar a alguien de una clase social o rango inferior al propio. Las convenciones se ven astilladas por el azar, surge lo imprevisto y la libertad a través del disfraz. Silvia, sin saber que Arlequín es Dorante, se resiste ante las declaraciones que el joven le proclama sin saber ni el uno ni el otro quien es quien. Silvia intenta reprimir sus sentimientos hacia el criado que la circunda con el haz cautivante de sus nobles palabras.

Afligido y desesperado, Dorante simulando ser Arlequín en un rapto de aliento aletargado le revela a Silvia su secreto, cae el disfraz y la máscara pierde sentido ante la pujanza de un deseo que se esculpe hacia su amada. Regocijada y espectante, Silvia tratará de asegurarse un saber: si es capaz o no Dorante de renunciar a lo que su padre juzgue ante tal enredo entre el noble caballero y la criada, renunciar al poder por amor y desde allí, amarla con su falta. Sólo el pedido de su mano será la prueba de amor que la dama anhela, ser amada más allá de las clases, más allá de lo que el otro juzgue, más allá del deber la dama se dirige a la matriz del mismísimo deseo de Dorante y es, en la confirmación de un amor que trasciende las formas y las estriadas convenciones, que Silvia irá al encuentro de su amado, sin disfraces ni velos ornamentados.

Esta impecable y divertida pieza, nos permite evocar aquella frase de Jacques Lacan que reza: "Amar es dar lo que no se tiene a aquel que no lo es". Caídas las bambalinas, desechados los disfraces, emerge una estrategia frente a la falta y es con la falta que se ama. Confundidos entre los ropajes del amor, deshojando el laberinto de sinuosas palabras, será la prueba tendida al amado quizás, una estrategia que le permita a esta dama inventarse otra forma de amar.

Porque en los juegos del amor siempre merodean, insinuados… los matices de un disfraz.

 

 

 

 

 

Errores en Lacan X

Nuestras referencias están tomadas de Thomas Browne “Sobre errores vulgares o Pseudodoxia Epidémica”, selección, traducción, introducción, notas adicionales y apéndices de daniel Waissbein, Ediciones Siruela, 1994- Madrid, páginas 17 a 35. Páginas totales 400. De la Biblioteca sumergida. Es una pista para considerar la superposición de los errores entre la ignorancia por lo que no se sabe y la ignorancia producida por un saber no sabido, el inconsciente antes de la constitución del discurso de la ciencia y del discurso capitalista. ¿A dónde iban los errores? ¿Qué se decían de ello? Se apreciará que se extiende a las creencias, las confusiones, etc. Los errores sin el discurso de la ciencia, ¿no pertenecía a la posibilidad del inconsciente?

¿Quién esThomas Browne? (1605-1682): es un médico y humanista inglés, cuya vida narra el Dr. Johnson, traza en su Pseudodoxia epidemica una enciclopedia de los errores comunes que es preciso rechazar partiendo de la razón y de la experiencia.

El hombre, para avanzar en el conocimiento debe a menudo «olvidar lo que sabe» o cree saber, todas aquellas creencias y credulidades, supersticiones y datos falsos, transmitidos por la pereza, la necedad o la vanagloria. Pues mucho de lo recibido no es sino disparate y error, causado —aduce Browne— en parte por el mismo engaño primordial de Satán, y en parte por la predisposición al error, aliada a la indolencia mental y a la adherencia ciega en muchas ocasiones al criterio de autoridad. Se nota, que Browne en el lugar del inconsciente, término que todavía no se había creado coloca a Satán, la indolencia mental y la adherencia ciega a la autoridad.

Reuniendo, pues, a la experimentación el razonamiento, intenta Browne deshacer las fantasías sobre plantas, animales, minerales, geografía, cosmología, o historia, repasando las fabulosas cualidades del basilisco tales el hecho de nacer de un huevo de gallo incubado por su sapo («En cuanto a la generación del basilisco, de que procede de un huevo de gallo incubado bajo un sapo o una sierpe, es un concepto tan monstruoso como la misma nidada, pues aun si concedemos que los gallos el envejecer y volverse incapaces de emisión acumulan dentro de sí alguna materia seminal que pueda conglobarse en la forma de un huevo, empero esa sustancia ha de ser infructuosa…»), o las no menos falsas creencias sobre la longevidad de los ciervos, los cuervos o las cornejas, la ausencia de hiel en caballos, osos, camellos o cabras, la capacidad del lobo para enmudecer a quien lo ve, el doble sexo de las liebres, los nueve ojos de la lamprea, y otras muchas invenciones semejantes.
Caso típico del proceder de Browne es el examen de la supuesta pérdida y regeneración de la verga del ciervo: primero da una razón para explicar el surgimiento del error, y después lo niega apoyado en la observación experimental, además de reforzar su argumentación apelando al razonamiento: el fundamento de tal error «fue sin duda la observación de esta parte del ciervo después del inmoderado deleite, la cual se vuelve tan relajada y pendulosa que no puede retraerse, y estando a menudo cubierta de moscas parece que se pudre», pero la experiencia lo contradice, pues se halla que en ciervos muertos en cualquier tiempo está siempre esa parte entera, y «la razón también nos corregirá, pues las partes espermáticas no admitirán una regeneración y menos una restauración integral, pues siendo miembros orgánicos, compuestos de muchos elementos como venas, nervios, arterias, y en algunos animales de huesos, cuya reparación está allende su propia fertilidad, no debe esperarse tal capacidad, que nos permitiría abolir al arte de Taliacocio o el nuevo enarcamiento de las narices».

Permítaseme aquí una digresión sobre esta referencia algo críptica para el lector moderno, a Taliacocio y el  enarcamiento de las narices, que serían superfluos si los miembros pudieran regenerarse como se dice sucede a la verga cerval. Alude al cirujano de Bolonia Gaspare Tagliacozzi (1545-1599), autor de un famoso tratado de cirugía facial —que Browne, como médico, debía de conocer—, De curtorum chirurgia per insitionem (Cirugía de las mutilaciones mediante injertos), en donde se explicaba la reconstrucción de las narices mutiladas mediante injertos de piel del brazo. El médico español de la época de Felipe II, Juan Fragoso, describe algo escéptico el procedimiento: «dan una cuchillada con una navaja a lo largo del brazo, y metida allí la nariz, atan al brazo la cabeza sin que se pueda revolver, y así la tienen cuarenta o más días, en los cuales se entiende que habrá crecido cantidad de carne, de la que cortan lo que sobra y lo que sacan al cabo es una naricilla y esa fea» (ver Selena Simonatti, «Sacar la nariz del brazo», en la revista Rilce, 29.1, 2013).
La curiosidad de Browne es omnímoda, y aborda errores de muchas categorías diversas. Su crítica de la absurda creencia de la fetidez de los judíos contrapone la observación objetiva y la razón a los tópicos antisemitas, en un terreno de trascendencia moral y social. Otras veces transita por terrenos pintorescos, como al denunciar la incompetencia de los pintores y grabadores —incluso en los de tan alta estima como Rafael o Miguel Ángel— que representan a Adán y Eva con ombligo, lo que refuta con sesudas informaciones científicas como las siguientes: “pues el ombligo sirve para unir el infante a la madre y por sus conductos para transmitir el alimento y sustentación: los conductos en los cuales consiste son la vena umbilical, que es una rama de la porta y está implantada en el hígado del infante; dos arterias que surgen de las ramas ilíacas….y finalmente el uracho o pasaje ligamentoso derivado de la parte inferior de la vejiga…de donde se sigue esa tortuosidad o complicada nudosidad que acostumbramos llamar ombligo ocasionada por la ligación de los conductos mencionados, y siendo el ombligo una parte no precedente sino subsecuente a la generación, nacimiento o parto, no es lícito imaginarlo en la creación o formación extraordinaria de Adán, quien surgió sin mediación del artificio de Dios, ni tampoco en la de Eva, que no fue meticulosamente procreada sino formada de súbito y procedió de Adán de manera anómala…” (Leyendo ciertos pasajes como el precedente  surge la sospecha de si Browne es, además de un médico con la preocupación científica un socarrón de primer orden). No hace al caso repasar el amplio catálogo de curiosidades que examina su erudición para precisar las certezas y falsificaciones en torno a los hombres agelastos —que nunca ríen, como se dijo de Jesucristo—, el vinagre con el que Aníbal rompía las rocas en su invasión de los Alpes, las maravillosas —e inexistentes— virtudes de las salamandras, elefantes, fénix o grifos… Pero sí merece cita un pasaje —admirado con justicia por el Dr. Johnson— en el que Browne reflexiona sobre el poder de la verdad, que es necesaria hasta en el infierno, morada del mismo padre de la mentira (San Juan, 8, 44): “tan grande es el imperio de la verdad que tiene cabida aun dentro de los muros del infierno y los mismos demonios están obligados a diario a practicarla, no solo porque son ellos mismos verdaderos en un sentido metafísico, a saber, porque tienen una esencia conforme al intelecto de su Hacedor, sino porque hacen uso de verdades morales y lógicas, es decir, que o bien en la conformidad de las palabras a las cosas o de las cosas a sus propias concepciones, practican la verdad y aunque nos engañan no se mienten unos a otros, porque bien entienden que toda comunidad se perpetúa con la verdad y que el mismo infierno no puede subsistir sin ella”. Esta búsqueda de la verdad, junto con un estilo ingenioso y elaborado (que conserva Daniel Waissbein, en su asequible traducción española abreviada, publicada en Editorial Siruela, 2005), permiten a la Pseudodoxia conservar, más allá de los temas de su época, una vigencia atemporal para enfrentarla a los errores de la nuestra, no menos ni menos importantes que los de la antigüedad.

¿Qué puede haber movido a escritores tan distintos a sentirse cautivados por la prosa de un escritor a quien Virginia Woolf consideraba “un extraño predicador” cuya voz es la de un hombre “lleno de dudas y perspicacias con raptos de imaginación sorprendentes”? Luego de disfrutar las casi 300 páginas del libro llego a la conclusión de que es justamente el espíritu de su obra lo que los atrajo, vale decir, la perfección del estilo literario en que encarnó la voz de ese hombre, médico y cristiano de raza, que se muestra tan familiarizado con la mortalidad del cuerpo como con la inmortalidad del alma y el destino humano de resurrección; por imposible que parezca desde un punto de vista extradivino. Baste este fragmento de Religio medici: “Una planta o un vegetal reducido a cenizas, a un filósofo contemplativo y escolástico le parece cabalmente destruído, y que la forma se ha despedido ya para siempre, pero para un artista sensible las formas no han perecido sino que se han retirado a su forma incombustible, donde yacen a salvo de la acción de ese elemento devorador. Esto lo ha probado un experimento [. . .] Lo que el arte de los hombres puede conseguir en estas muestras inferiores, ¡qué blasfemia es afirmar que no puede lograrlo el dedo de Dios en estas estructuras más perfectas y sensibles!”
Siglos antes de la clonación y del descubrimiento del bolsón o “partícula de Dios”, convencido de que si se prescinde de la resurrección los únicos filósofos auténticos serían los ateos, Browne nos habla desde una “filosofía mística” a la que llega convencido por su atento estudio de la naturaleza, en la que observa (como Ezequiel vislumbró en un sueño y los apóstoles ante Jesucristo resucitado) “los caracteres de su resurrección”. De ahí que sus profundas meditaciones sobre el tiempo y la eternidad, la memoria y el olvido, el sueño y lo real, dieran tanta simiente a la cuentística borgiana. De igual manera se ven en la novelística de Marías, cuyos narradores son capaces de poner cámara lenta al tiempo mediante obsesivas meditaciones así acercándonos al abismo (vértigo) de lo que para Browne era éxtasis de “ingreso en la sombra de Dios”.

Consciente del ultraje del tiempo, Browne nos lleva en la gran ola de sus sabias reflexiones por una topografía tan universal en el tiempo como en el espacio, acrisolando sus hallazgos con los de sus antecesores confiables. “¿Y los sueños? Siendo mayormente naturales y animales, los hay diabólicos, pero también angélicos, visionarios y pre cognitivos. Depende de “los adentros” (nobleza o vileza), valores y ocupación del soñante.

Desde los inexistentes ombligos de Adán y Eva –visibles en muchos grabados medievales y renacentistas–, pasando por la longevidad de Matusalén, la creencia de que no hubo arco iris antes del diluvio, las cigüeñas sólo anidan en repúblicas, el cristal es hielo, los judíos hieden, los negros lo son por maldición divina sobre un antepasado o que las liebres nacen y viven hermafroditas, junto con infinidad de otras doctrinas igualmente fabulosas, extrañas y divertidas, casi no hay dislate popular difundido desde la antigüedad hasta mediados del XVII que el médico y escritor sir Thomas Browne (1605-1682), «el mayor prosista de las letras inglesas» –en opinión de Borges–, no recoja y rebata en este su magnum opus. En Pseudodoxia Epidémica, publicada por primera vez en 1646, Browne, inventor del término «electricidad», nos presenta, inspirándose en una sugerencia del canciller Bacon, una enciclopedia de creencias vulgares erradas, corrientes en su época, que diseca y descarta con estilo erudito y agudo. Pseudodoxia Epidémica, conocida también como Sobre errores vulgares, es la obra que el padre Feijoo fue acusado de plagiar en su Theatro Crítico Universal o discursos varios en todo género de materias para desengaño de los errores comunes, como se aclara en la introducción a este volumen. Presentamos hoy un texto en verdad inolvidable, de la pluma de uno de los mayores autores ingleses, en selección que abarca más de un tercio del original.

Propondremos en nuestro próximo número un texto breve extraído de nuestro autor citado.

Carlos Dante García.

 

Imágenes: 1- Basilisco

2- Selena Simonatti, «Sacar la nariz del brazo», en la revista Rilce, 29.1, 2013.

Lectura Lacaniana- Películas. El Lector (The Reader)

Analfabetismo, Vergüenza y culpa

“Leer es ir al encuentro de algo que está apunto de ser y aún nadie sabe que será”.
Italo Calvino

“Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.
Jorge Luis Borges

El lector (The Reader), Una pasión secreta en países hispanoamericanos, es una película  que elegimos en esta oportunidad para ilustrar el analfabetismo, la vergüenza y la culpa.
El adolescente Michael Berg (David Kross) inicia un idilio con una mujer mucho mayor que él, Hanna Schmitz (Kate Winslet), en la Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial.
Michael se escapa con frecuencia para reunirse clandestinamente con su amante, pero pronto sus reuniones incorporan algo más que sexo: Hannah le pide a Michael que le lea en voz alta, y él le lee las obras literarias que está estudiando en la escuela, tales como Emilia Galotti, la Odisea, La dama del perrito de Chéjov, Las aventuras de Huck leberry Finn, y el cómic de Tintín Las siete bolas de cristal.

Al leerle a Hanna ella dice: ¿eres bueno en eso verdad?
Michael:¿bueno en que?
Hanna: leyendo
Michael : y yo que  pensaba que no era bueno en nada.

Un día, ella desaparece de repente, luego de ser ascendida en su trabajo para trabajar en un despacho, y él no se la vuelve a encontrar hasta ocho años más tarde, siendo estudiante de Derecho en la Universidad de Heidelberg, descubre a Hanna como una de las acusadas de crímenes contra la Humanidad en un juicio contra los nazis. Michael, gradualmente se va dando cuenta de que el amor de su juventud guarda un secreto, que considera aún más vergonzoso que el asesinato.
Lo que Freud plantea es que la vergüenza es un dique, un tope a la satisfacción  pulsional.
Lacan (1) introduce a la vergüenza y gira en torno a ella, refiriéndola de diversas maneras: como un efecto que raramente se consigue, “el morir de vergüenza”, como un signo que desciende de un significante e implica la degeneración de éste último, afirma también que morir de vergüenza es un imposible para el honesto y como imposible, es lo real, entre otras.
Miller (2) dice que la vergüenza es un afecto primario de la relación al Otro, diferenciándolo de la culpabilidad. La culpabilidad es el efecto de  otro que juzga, por lo tanto otro que protege los valores que el sujeto habría transgredido.  La vergüenza tiene relación con otro anterior al Otro que juzga, Otro primordial, no que juzga sino que solamente ve o da ver.
Y sigue diciendo que la culpabilidad estaría en relación al deseo mientras que la vergüenza está en relación al goce que toca lo que Lacan llama, en Kant con Sade, “lo más íntimo del sujeto”.
¿Que es eso más intimo en Hanna?
Hanna admite su responsabilidad. El resto de las imputadas niega haber participado y termina poniéndose de acuerdo para declarar que era Hanna la que ostentaba el mando y la responsabilidad de estos actos, y también la autora del informe que firmaron todas tras el incendio de la iglesia.
Hanna defiende que su responsabilidad es igual que la de las demás, pero cuando el juez le pide una muestra de su caligrafía para compararla con la del informe, es incapaz de sufrir la vergüenza de declararse analfabeta y prefiere declararse autora del mismo.
La vergüenza humaniza, da un lugar subjetivo frente a los otros. Si hay vergüenza,  esta es signo del sujeto.

 
1)    Lacan, Jacques, Seminario 17, Capítulo XIII, “El reverso del psicoanálisis”, Paidós, Bs. As, 1992, pág. 198.
2)    Miller, Jacques A., Nota sobre la vergüenza, http://violenciaestudioslacanianos.blogspot.com.ar/2009/06/verguenza-y-culpabilidad.html

 

http://www.54321cine.blogspot.com.ar/2013/06/el-lector.html

La Pregunta

Carlos Dante García plantea la  forma que toma la pregunta en la histeria y en la obsesión.

Toma el caso clínico de histeria masculina,  que menciona Lacan en el Seminario III, Capítulo XII, donde leemos, un fantasma de embarazo y procreación. Lacan lo elige, y dice que sería la manera de construcción de un caso, teniendo en cuenta los datos históricos, el acontecimiento y el síntoma del sujeto.

La neurosis como pregunta es secreta y amordazada, no se formula, no se hace.
La histeria no pregunta ¿que es una mujer? El obsesivo no dice existo o no existo.
La forma que toma la pregunta en la histeria es:
• ¿soy capaz o no de procrear?
• ¿Qué es el órgano genital femenino?
• ¿Qué sexo tengo?
La forma que toma la pregunta en la obsesión es:
• Existo o no existo? Pregunta por la existencia.
• Pregunta por la muerte
• Por el origen
• Por la realización de la existencia.
Lacan en el Seminario Las Psicosis, presenta la duplicidad esencial del significante y el significado. (1)
Todo fenómeno analítico  estructurado como un lenguaje:

Significante
Significado

En dicho seminario ilustra lo que para él se le plantea al sujeto en el plano del significante. (2)
La pregunta se le plantea al sujeto en el plano del significante, en el plano de su ser, no es ni del yo ni del sujeto.
Lacan elige el caso de una histeria masculina, sin huella alguna de elementos alucinatorios,  porque pone en juego un fantasma de embarazo y procreación. (3)
Lacan lo elige además porque sería la manera de construir un caso, teniendo en cuenta cuatro puntos principales, en una I secuencia:
1) datos históricos
2) el acontecimiento
3) el síntoma
4) el analista
En la II secuencia, las notas y lo que destaca el analista. La interpretación que hace el analista de las actitudes del sujeto. Le sigue el desencadenamiento de la neurosis según Lacán.
La interpretación que hace Lacan donde la pregunta queda situada a nivel del Otro.
Tener en cuenta:
• ¿Donde se sitúa la pregunta?
• ¿A quien se le hace la pregunta?
De cómo Lacán construye la reformulación insistente de esa pregunta:
1) del síntoma
2) de  los elementos de la vida pasada
3) del carácter feminizado del discurso del paciente
4) de las  preocupaciones del sujeto
5) de las ambiciones del sujeto
6) de los recuerdos encubridores

Historización:
Paciente 33 años, protestante húngaro: austeridad, solidez, tradición campesina. Deja a su familia al final de la adolescencia para ir a la ciudad.
Su vida profesional esta marcada por cambios no carentes de significación: primero es panadero, luego trabaja en un laboratorio químico y por fin es guarda tranvía. Hace sonar el timbre y marca los boletos, pero estuvo también al volante.

Acontecimiento:
Un día, baja del vehículo, tropieza (4)  cae al suelo, es arrastrado o algo así. Tiene un chichón, le duele  un poco el lado izquierdo. Lo llevan al hospital donde no le encuentran nada. Le hacen una sutura en el cuero cabelludo para cerrar la herida. Todo transcurre bien. Sale luego de haber sido examinado de punta a punta. Se le hicieron muchas radiografías, están seguros de que no tiene nada. El mismo colabora bastante. Escena de la caída, lo que le ocurrió, accidente, se puede suponer un trauma.
Luego del tropiezo, tiene crisis que se caracterizan por la aparición de un dolor a la altura de la 1º costilla, dolor que se difunde a partir de ese punto y que le crea al sujeto un estado creciente de malestar. Lo vuelven a examinar de punta a punta. No encuentran absolutamente nada.
El diagnóstico en 1921 fue de histeria traumática y es derivado a Joseph Hasler, psicólogo de la escuela de Budapest.
El analista indica curiosidades de la primera sesión, el sujeto bruscamente se sienta en el diván y se pone a mirarlo con los ojos como platos, boquiabierto, cual si descubriese un monstruo inesperado y enigmático. En otras ocasiones, el sujeto presenta manifestaciones  asaz sorprendentes de transferencia. Una vez, en particular, el sujeto se endereza repentinamente, para caer en sentido contario, la nariz contra el diván, ofreciendo al analista sus piernas colgantes en un cuadro cuya significación general no escapa al analista. 
No se trata de una psicosis, es un sujeto bastante bien adaptado, sindicalista militante, algo líder y se interesa  mucho en lo que lo vincula a sus camaradas.
Síntoma: con la vida sexual y con toda la vida del paciente. No es ajeno al interés y a la vocación.
Sus papeles están bien ordenados, ¿porque y para que lo dice?
Inclinación a la analidad, rasgos  de carácter anal ¿para que y porque el analista destaca ciertos datos.
El desencadenamiento de la neurosis supone un trauma actual y uno pasado.

El actual:
Exámenes radiológicos, ahí comenzaron los síntomas. Lo someten a ciertos instrumentos misteriosos.

El pasado:
En la infancia del sujeto encontramos traumas a montones (5).Era pequeñito  comenzaba a arrastrarse por el suelo, su madre le pisó el pulgar. Hasler no deja de señalar que en ese momento algo decisivo debió producirse, después de ese incidente, empezó a chuparse el dedo.
La pregunta para Lacan, el síntoma dolor en le vientre: soy o no soy capaz de procrear? La pregunta para Lacan se sitúa a nivel del Otro
¿Dónde se sitúa y se hace la pregunta en el Otro? Se la hace al sujeto.
¿Quién la hace? Nadie
La interrogación a la sexualidad está ligada al aparato simbólico. ¿Qué significa esto? (6)
¿Qué aparece en el sueño de Dora?
¿Qué aparece en el síntoma de la histeria masculina?
Pregunta por el cofrecillo, ya Freud decía que la sexualidad está ligada al aparato simbólico.
Si se hace al nivel del Otro,  yo no me identifico.
La sexualidad, la posición sexual, ligada al aparato simbólico.
En el caso: dolor de vientre, soy capaz de procrear, aparato simbólico. ¿Que es dolor de vientre? La parte del cuerpo tomada por el inconsciente.
La pregunta es una manera de definir el desencadenamiento de la neurosis, despertar de la pregunta, organización de síntomas.

Puntos a tener en cuenta para la construcción de un caso:
1) Donde si sitúa la pregunta? En el Otro
2) La pregunta esta en relación a la sexualidad con el aparato simbólico.
3) El desencadenamiento de la neurosis es un despertar de la pregunta.
4) La pregunta va a insistir a través de los síntomas
5) Lacan nos enseña como se puede leer toda la pregunta en toda la vida del sujeto.

Clave: insistencia como reformulación de una pregunta.
La insistencia de la pregunta abarca otras cuestiones de la vida del sujeto.

Datos de la insistencia de la pregunta:
1) Se puede verificar en los elementos de su vida pasada
2) Carácter feminizado del discurso del sujeto
3) Se habla de sus preocupaciones anales, si puede haber en los excrementos carozos de frutas capaces todavía de crecer una vez plantados.
4) El sujeto tiene una gran ambición, dedicarse a la cría de gallinas y muy especialmente al comercio de huevos. Se interesa en todo tipo de cuestiones de botánica centradas en torno a la germinación.
5) Accidentes que le ocurrieron en su profesión de conductor de tranvías están ligados a la fragmentación del niño de la que fue testigo.

Notas:
1) Lacan, J. El seminario, libro 03, Capítulo XII, p. 237,  Las Psicosis, Ed. Paidós, Buenos Aires.
2) Ibid, p. 239
3) Ibid, p. 240 a 245
4) Ibid, p. 240 a 241
5) Ibid. P 241
6) Ibid, p. 244

 

Reseña XXIII. Seminario Carlos Dante García.

Título: Falo  y función fálica

Carlos García comienza esta clase diciendo como Lacan aborda el falo a través de los nudos.
Lacan elabora la función fálica en el año 1970.
Seminario VIII y IX, Lacan elabora la teoría del falo con la significación del falo.
Como Freud se estanca en la cuestión del falo.
Hay procesos complicados para Freud, eran solo el resultado luego del Edipo.
En Tres Ensayos, 1915, el complejo de Edipo y de castración, aquí descansa la cuestión del hombre y de la mujer.
Falo en Freud bajo la forma de que la anatomía es esencial.
Para Freud el tener el falo, Análisis terminable e interminable.
Predicciones en el desierto.
Ni la mujer va a renunciar al deseo de tener, al falo, ni el hombre va a aceptar si entra en la relación con otro hombre.
Las mujeres quedarían atrapadas en el deseo de tener, en la reivindicación y en la frustración
Miller elabora en la naturaleza de los semblantes, en el capítulo de to have, or have not la teoría de los postizos.

Si el tener es esencial para el hombre, propietario, da el aspecto
Para Freud la clínica femenina  y masculina girará alrededor de tener o no tener el falo.
Tres momentos en la elaboración del falo
Para Freud:
El varón sale amenazado en su tener, de cómo pone en juego su órgano, la relación con sus bienes y el tener un hijo.
En la mujer, el deseo de tener no es femenino.
Lacan rechaza que la problemática de ser madres es una salida femenina.
Freud se arma la historia, la mujer amada por un hombre y tener un hijo como aquello que le daría el ser.
En Ideas directivas para un congreso sobre sexualidad femenina, Lacan define el deseo femenino, es el de un goce envuelto en su propia continuidad para realizarse a porfía del deseo.
Deseo:
• articulado a un goce
• como objetivo de un goce
El goce del pene es discontinuo
Generador de problemas con la cuestión del falo, lacan
La mujer no es sin tenerlo, hay que renunciar a serlo para tenerlo
Significados de ser el falo:
• significa la mascarada fálica
• significa el parecer
• significa amada y deseado por lo que no es
Mujer lacaniana: aquella que toma atributos, sugeridos por el discurso del hombre, siendo el falo, pero no creyéndosela.
La máscara, vela u oculta el vacío o vela y oculta un tener.
Querría ser amada y deseada por lo que no es.
Aquella mujer que pasa a ser el falo para ser el fantasma del hombre, para colmar toda falta, se paga con la frigidez.
Hay una multiplicidad de sentidos de ser el falo.
Un hombre sin ambages, no da vueltas y no teme a la castración, a lo que puede venir de la mujer, en que medida está lo suficientemente pegado del lado materno.
El ser el falo designa la posición tomada por el sujeto en el deseo materno, antes de toda intervención paterna.
En el Atolondradicho, Lacan hace una diferenciación entre:
Función fálica Falo como significante.
Suple la significación  Generador de significaciones en el sujeto y sobre todo en las significaciones que implica el cuerpo y las relaciones entre hombre y mujer.
Ser el falo sin el valor de la significación fálica Generador de atributos, degradaciones, desprecio, significaciones en menos.
 La significación fálica es igual a valor.
 No es un significante cualquiera y si forma parte de un atributo.
Ser el falo no va por el lado de tener atributos. 
El falo comienza a estar no articulado al deseo, sino al goce, goce universal, que compartimos todos. 
Compartir la creencia de que todos tienen. 
Norma macho, que aceptaron el discurso sexual de la comunidad. 
Hombre y mujeres que se inscriben en la función fálica, todos compartimos el mismo goce. 

Lacan cuestiona la idea de definir al sujeto.
El sujeto no tiene y no cree nada.
Nosotros lo hacemos pasar por hombre o mujer.
Soy hombre o soy mujer es una cuestión del yo.
El sujeto no tiene género, es sin género.
Vaciar de toda propiedad a la función del falo.

El sujeto no es el sujeto del enunciado, esta más bien ubicado en la enunciación y se lo encuentra en los agujeros del discurso.
Vacilación, temor, duda, esperanza.
El sujeto es falta en ser, aparece en la falla del discurso, no es sexuado en si mismo.
El falo como función es pensar una frase con agujeros, implica que un coloca funciones y variables.
Función fálica el sujeto se inscribe y va a estar inscripto del lado del falo y si no se inscribe va a estar del lado de las psicosis.
Los atributos responden al ser  y al tener y suplen a la relación sexual que no hay.
Función fálica como lo que suple.
Lógica de Fregue, para construir la función fálica.
Se van perdiendo los atributos.

Por Angela Vitale

Reseña XXII. Seminario Carlos Dante García.

 Caso clínico:  "Patito Feo", por Andrea Fernanda Améndola

R;  mujer de 32 años, la primera vez que consulta es por haber sido infiel hacia su marido, que no se entero, ahora si se enteró.
Carlos García dice que en el caso que se esta escuchando, la consulta  parece tratarse de una infidelidad compulsiva, se le impone.
1°) Secreto y después
2°) se entera el marido, habría que preguntar ahí si era condición o si después se entera
CDG dice que la paciente se presenta dividida,  que se está aguantando la situación, no se porque lo hace y también dice cosas del marido y del amante, y además va construyendo datos que implican faltas en el marido:
 “Odiaba a mi marido en el 2008, no salíamos a ningún lado por estudiar. Mi marido se moja”, problemas de eyaculación precoz, rasgo de impotencia.
Con el marido no le da deseos, con D si puede, sobre su condición erótica.
CDG: ¿porque no se separa?
La paciente fantasea con ser rescatada en el momento de casarse, se pregunta: ¿no sé que me hace feliz?
Presentarse como dividida sin poder dejar de hacerlo
En Tótem y tabú, Freud dice que si los hombres son impotentes en la mujer virgen, provocan en ella el síntoma de  frigidez, falta de deseo.
Conserva al marido, impotente.
Preguntas al caso: ¿como fue que el marido se entera?; ¿Porque ella no se separa?
Respuesta: dice que no sabe lo que quiere, no tiene un hombre, si un tonto
Efectos de la primera intervención, me dice, me dijo.
Sus decires, en menos, significación fálica en menos.
Se hizo las lolas, son un recurso que el mundo moderno de la ciencia ofrece a las mujeres, basados en un tener.
Una prótesis es un instrumento fabricado de la ciencia que suple la falta de una función.
El postizo no suple la falta de una función. Suple la falta de una apariencia. Tratamiento por lo real, no por lo simbólico.
Dos recursos fálicos bajo la forma de lo que no tiene.
Recurre al tener, comportamiento fálico, ni puta ni mujer.
En el inconsciente de esta paciente hay un hombre.
La intervención trata de tocar algo de lo masculino, del inconsciente de ella.
Patito; es un hombre en su funcionamiento.
Lacan cuestiona lo poco que Freud extrajo de la histeria si hubiese dejado hablar más.
Paciente dice: necesito saber
Para Freud sería la envidia pene, cuando la paciente dice: no me gusta mi perfil, de verdad le gusto a alguien?
Enamorar a alguien, es producir una falta. Tener la falta, enamoramiento y que muera por ella, llevar la castración del lado del otro, eso hace la histérica.
La relación que el sujeto histérico tiene con el partenaire,  es hacerle la falta al otro, acting, años de trabajo  esfuerzo.
Paciente perdida entre D (ganas) y M (vergüenza)
¿Como localizar ese significante que se añade a la identificación con el padre? Uno cree que se trata del Edipo, ir más allá de Freud.
El modo de goce del padre es la infidelidad.
La paciente dice que no tiene un hombre, como puede decir que no sabe.
La histérica sabe que es un hombre.
División: efectos de los que los demás le dicen y a los que se le va diciendo en análisis
Dice: “Necesito saber la verdad.”
La falta de palabra del otro le transforma el cuerpo. La angustia aparece cuando se fija.
Relación que el sujeto tiene con lo que los demás dicen, es un movimiento  en el análisis de todo sujeto histérico.
En el fijarse, está por el momento  su satisfacción.
Carlos García, toma el ejemplo del caso de  la Bella Carnicera, el carnicero goza de las redondeces.
La estructura histérica atraída por el discurso del Otro.
Es un caso no de infidelidad, sino de fidelidad porque está identificada al padre, amor.
Se trata de la problemática masculina, en su inconsciente hay un hombre, no una mujer.
Identificada al padre, comienza a tomar forma de pregunta histérica.
Manifiesta en su discurso la insistencia de un fijarse.
Goce de la privación, para mantener como deseo su deseo insatisfecho.
Realiza mostraciones para mostrar que ella no es toda para el Otro.
¿Que es lo que da a ver? Es un comportamiento de mujer infiel, pero el goce está sostenido a la fidelidad del padre.
García sugiere que estaría faltando algo del objeto a, aquello que escapa al padre, algo aparece en el cuerpo y con la angustia.
Frase que ordenaría en el caso, la cuestión histérica:
“Necesito saber que le gusto a alguien, y que alguien muere por mi, una vez que tengo la cosa, ya está”.
El caso completo lo encontrará en el link que figura abajo:
www.youtube.com/embed/6c8XFPR7DDQ

Por Angela Vitale