Reseña XXVI Seminario EOL 2016. Carlos Dante García

Martes 25 de octubre de 2016

“La feminidad es efecto del análisis”

 

En “Análisis terminable e interminable” Freud afirma que el límite del análisis para una mujer es la envidia del pene y para el hombre es el repudio a la mujer.

Podemos situar dos clínicas: la de lo que ya está dado, una clínica que adviene, y otra creacionista, aquella que se crea.

La feminidad: se hace, es efecto del análisis.

Tres tipos de goce: goce Otro, goce fálico y oigo goce.

Es importante que distingamos: sujeto antropológico-subjetividad-ciudadano-individuo-persona-sujeto. Se trata de cuatro estatutos diferentes.

Hay un cuestionamiento radical a Freud: Repudio a la mujer, no a la histeria, porque la mujer implica la castración para el hombre. Quedar en posición de pasividad implica ser tratado como una mujer (complejo de Edipo invertido).

Así interpreta Freud el caso del Hombre de los lobos y el caso Schreber. No queda claro en Freud qué implica tal repudio.

El límite queda planteado en términos de impotencia. Resignación. No poder. Ej: “no puedo tener hijos”.

Lacan propone que el final del análisis no está marcado por la roca de la castración.

Es importante detenernos en ciertos supuestos, no hay continuidad entre Freud y Lacan en algunos puntos:

En Freud las cuestiones del análisis no van más allá de la relación con el Otro. Freud no puede salir de la relación con el semejante.

Lacan lleva al análisis la relación con el significante, esto implica que los significantes son los que hablan, no son personas.

Edipo invertido surge de la posición pasiva en la relación con el padre, esto implica que Freud no puede ir más allá del padre.

La posición  así es de reivindicación: esto conduce a que el otro me tiene que dar.

En “El inconsciente freudiano y el nuestro” Lacan sitúa que se aleja de Freud.

Si el goce no tiene que ver con Freud, ¿de dónde lo saca Lacan?

La relación que un paciente tiene con lo que le ocurre viene de su interior. En Freud hay dos modelos del aparato psíquico, el esquema del peine y el omúnculo. Freud sitúa un mundo exterior y ul mundo interior. Para él el inconsciente estaba en el interior.

Para Lacan: el inconsciente es el discurso del Otro. Por eso se vale de la topología.

Otro cuestionamiento: al modelo biologicista. Lo tangible: ciudadano: dni. Para el individuo: adn, para la persona: todos los datos que me permiten ubicar a alguien en algún lugar y espacio.

El sujeto del inconsciente es intangible.

Freud tenía una idea del sujeto como persona.

El sujeto antropológico: son las características que tiene alguien en la cultura en la que está.

Subjetividad: esquema lambda en Lacan, no es el sujeto. La responsabilidad subjetiva es hacerse cargo de lo que uno dice. Eso no es el sujeto.

Lacan: la única responsabilidad que ubica es la del analista.

Sobre el caso del hombre de las Ratas de Freud, desde Lacan sería el caso de “Raten”, en tanto es eso que habla, aquello que el significante dice de mí.

Generalmente nos desplazamos hacia “se dice de mí” y debería ser “dice de mí” el significante.

¿Qué le dice a usted ese olvido? ¿qué habla? No qué se le ocurre, porque implica una relación de interioridad, en cambio, en que le dice, ubica la exterioridad.

¿Cuál es el tiempo del sujeto en la experiencia analítica? Pretérito imperfecto.

Freud quedó atrapado en el pensamiento biologicista, más que nada en la segunda tópica.

Lacan destaca el valor del primer Freud, el de “La interpretación de los sueños”.

El sujeto dividido se construye en la experiencia analítica a partir de las intervenciones del analista y lo mismo va a ocurrir con la feminidad.

Hay dos clínicas diferentes con consecuencias diferentes.

La mayoría de la gente se vale del “yo pienso” y para Lacan es “eso se piensa”, uno no piensa.

La estructura: no tiene origen, ni principio, ni desarrollo ni es evolutiva.

¿Dónde introduce Lacan como novedad absoluta el goce?

Seminario 7 y la subversión del sujeto. En ninguno de los dos casos está relacionado con Freud.

Seminario 20: introduce la sustancia gozante.

En el seminario “La lógica del fantasma”, mayo 1967 Lacan dice que introduce una novedad que es la sustancia.

La sustancia está en Aristóteles “ousía” y lo saca de las categorías aristotélicas, la sustancia es la “predicación”, sustancia gozante es: predicar algo.

La Mujer no existe, es que no se puede predicar. Va a decir Aristóteles “el goce no tiene relación con el sujeto”.

Descartes: habla de sustancia en “El Discurso del Método”, la sustancia pensante y la sustancia extensa.

El goce, ¿tiene que ver con el cuerpo? En la res extensa no está el goce.

Goce Otro, goce fálico y oigo goce: ninguno está articulado al cuerpo biológico.

El error del transexual es tomar el significante por el órgano.

La causa del goce es significante.

 

Textos recomendados:

-“Arqueología del sujeto”, de Alain de Libera

-“Función y campo de la palabra y del leguaje”, capítulo 3.

-Seminario Lacan “Acto analítico”

-“Sutilezas analíticas”, cinco últimos capítulos.

-Cap. “Cogito lacaniano”

-“La lógica del fantasma”

Reseña XXV Seminario EOL 2016. Carlos Dante García

Martes 18 de Octubre 2016

“La impotencia en la mujer y en el hombre- Impotencia en la histeria y en la neurosis obsesiva”

 

Referencias Bibliográficas:

– Miller: El partenaire síntoma”

– La papisa Juana: estudio sobre la Edad Media”. De Emmanuil Roídis.

– J. Lacan: “La dirección de la cura y los principios de su poder”.

 

Carlos Dante García retoma la cuestión de la impotencia del lado del hombre y de la mujer. Hoy se centrará del lado del hombre y de la Neurosis Obsesiva.

Toda estrategia de la neurosis consiste en rechazar, eludir la castración del otro.

 

Son diferentes los síntomas y las patologías de la época de Freud a la de la época actual. Ejemplo: los celos.

El celoso de la época de actual, el rasgo fundamental: vive atormentado por el goce que le supone a la mujer en relación con otro. Hacer existir a la mujer de esa forma: mujer que goza con otro.

 

Los celos de un neurótico obsesivo como el hombre de las ratas se manifiestan con el viaje de ella a ver a un primo. Al el se le impone una idea obsesiva de escalar una montaña.

Los celos en la época de Freud tomaban la forma de la imposición de una idea obsesiva.

 

Para Lacan, el hombre moderno se caracteriza por la posición de: “niño generalizado”.

El hombre está tomado como la histeria por el discurso capitalista y por el de la ciencia. Lo que impera para él en todo lo que realice es la performance=rendimiento. El discurso capitalista no tiene tolerancia a la impotencia.

La impotencia no tiene el valor de un deseo para el discurso capitalista sino de déficit.

Hay un cambio en relación al significante falo: Tiene que haber un falo, tiene que haber siempre potencia no puede haber castración.

 

Tres rasgos del hombre: Bruto, hombre de destreza, impotente.

 

Miller en El partenaire síntoma” Desarrolla las teorías de las parejas y va distribuyendo los rasgos.

 

Ser de destreza: pone en juego un discurso de apariencia a partir de lo que es y lo que tiene. Trata de captar a través del discurso cuales son los recursos, el discurso, el semblante para acceder a una mujer. Implementa hazañas, discursos. El discurso son sustitutos fálicos.

Es muy distinto del falo como órgano.

 

Brutalidad: ese discurso no es suficiente, en cierto sentido no sabe como tratar, como abordar a una mujer.

 

Nombre del Padre: carretera principal del acceso para un hombre para abordar a una mujer.

El camino del análisis de una mujer, de la histeria,  entre otras cosas implica el reconocimiento y la aceptación de que el hombre esta castrado, sino acepta esto va hacia la insatisfacción.

 

Toda potencia se organiza subjetivamente en el marco de una impotencia. La potencia siempre está amenazada.

La impotencia puede ser perfectamente un indicador del deseo. Para el psicoanálisis lo que interesa el acto fallido, lo que es falla, no el acto potente, el impotente!!

 

El recorrido de un análisis de un hombre; y el del obsesivo se evalúa respecto de la potencia y la impotencia!!!

“Para ser papa hay que demostrar que no se es mujer”. (“La papisa Juana: estudio sobre la Edad Media”. De Emmanuil Roídis) Mujer que se hizo pasar por papa.

 

¿Cómo alguien se vuelve hombre y como se feminiza?

La relación que un hombre puede tener con una mujer es a condición de pasar por la castración y también de feminizarse.

Para Freud el niño pasa de la madre al padre. El niño tiene que resolver el complejo de Edipo invertido, no quedar en posición pasiva con el padre.

Para Freud el hombre debe superar la relación con otro hombre sin que quede pasivizado, no quedar en menos. Para Lacan no es ese el camino.

Lacan: “El padre se hace preferir por la madre, a la madre”. Sem 5 y 6.

 

El padre distingue la regla de la ley. La ley es la que prohíbe el deseo y la regla posibilita el deseo, lo causa.

El padre confunde regla con ley, cree que  su función es la ley, le prohíben pero no funciona la ley en ellos: Le prohíbe ver tv hasta las 2 de la mañana pero lo deja dormir con la madre porque él no tiene deseo= No se hace preferir a la madre.

Se trata que el sujeto encuentre el deseo del padre, deseo del padre deseando a la madre, deseo del padre por la madre. Si esto no está se va a acentuar la dimensión de las reglas.

Para Lacan el padre no es prohibidor, es posibilitador.

Se ama al padre por el deseo que este sujeto tiene por la madre.

El padre se destituye de su potencia y de su función. Desea y ubica a la mujer como causa de su deseo: esta mujer es mi debilidad.

La clave de cómo alguien se hace hombre pasa por la relación que ese sujeto ha tenido con el deseo del padre  por la madre. Se vuelve hombre en tanto y en cuanto se encuentra con el deseo del padre por la madre y lo respeta porque el padre declina su potencia en relación a esa mujer.

Un hombre  cuando se vuelve padre que debilitado porque la mujer va a tener un objeto y el pasa a un segundo plano.

 

Impotencia del obsesivo: Lacan indica cual es la intervención en un obsesivo respecto de la impotencia, en un análisis que esta cerca del final,  aun así aparece un episodio de impotencia.

Está en “La dirección de la cura y los principios de su poder”; Cita de Carlos D. Garcia, desde pág.:611 en adelante: “He aquí pues a nuestro sujeto al final de su callejón:…”  hasta pág. 615: ” No nos dejemos pues engañar con esa garantía que el sujeto recibe, por el hecho de que la soñadora tenga un falo, de que no tendría que quitárselo a él, aunque fuese para señalar doctamente que es ésta una garantía demasiado fuerte para no ser frágil”.

¿Cómo se lee un fenómeno de impotencia? Se lee como una distribución de la libido.

Los obsesivos son capaces de hacer cualquier cosa con tal de mantener su impotencia: proponerle a la mujer que se acueste con otro.

Secuencia: Ella tiene un sueño, se lo comunica y el recupera la potencia.

Lacan para poder situar su interpretación recorta la demanda del paciente: “Soy homosexual”. Los obsesivos al igual que la histérica le puede dejar el lugar a otro. Lacan NO está de acuerdo con que la problemática del obsesivo sea la homosexualidad reprimida.

 

Posición del obsesivo: Rechazar la castración del Otro.

Lacan para construir la interpretación sigue el texto: no se analiza el sueño de la amante de nuestro paciente. Se analiza el efecto que tuvo el relato de ese sueño en el paciente: recupero su potencia.

Interpretación: Hacer leer.

Ese sueño se dirige a él como una interpretación analítica: viene al lugar de una interpretación analítica: “captación que tiene el falo en su deseo”.

Diferenciar dos cosas: que la mujer soñó  y que además le relata el sueño.

La pregunta sería:¿Por qué ella recobra su valor erótico?

“De nada basta, para nuestro paciente tener el falo: su deseo es serlo”: Los fenómenos de impotencia en un obsesivo y en un hombre se articulan con desear ser el falo.

El problema del obsesivo es que su ser siempre está en otra parte.

El deseo de la mujer: “tiene el falo pero no le impide desearlo”.

De qué se trata la relación de la mujer con el falo, con el pene: Se trata de que la mujer quiere gozar del hombre, hacer uso de su pene.

Cuando se dice que la mujer “castra al hombre”, no es que le quiere sacar algo, sino que quiere gozar de el.

Posición femenina: gozar del hombre. Ella incide  sobre la detumescencia, es la causa del deseo y de la detumescencia. El no tiene dominio de su pene.

 

Interpretación del sueño: tenerlo no impide desearlo!!!