VII – Editorial

El mes de mayo trae, casi en un calco respecto del texto anterior en la parte de Psicoanálisis, la propuesta de retornar al texto de Freud cuando considera las afirmaciones de un biólogo alemán llamado Weismann sobre la reproducción. ¿Para qué éste retorno a Freud? Para responder con un primer mito propuesto e inventado por Lacan, el mito de la laminilla que va a permitir situar la función de la pérdida en la constitución del sujeto como ser sexuado para distinguir que lo que busca no es un complemento a su ser sino la “parte de sí mismo para siempre perdida” Esa parte es parte de sí.

En la parte de Política, este número nos presenta la necesa algunos textos de Freud y de sus citas para extraer de sus dichos los fundamentos de lo político. Interrogándonos cómo Freud se aparta de la respuesta de un estadista respecto de lo que se puede hacer y cómo Jorge Alemán como psicoanalista y funcionario trata de considerar las cuestiones preliminares para un tratamiento psicoanalítico de lo político.

La sección de Lecturas Culturales nos trae la pregunta de Silvia Hopenhayn por la causa del auge de la literatura erótica en nuestros tiempos. Y nos invita con una pregunta:” ¿Es literatura o letra dura? ¿Revela formas nuevas de gozar o se trata de modos de insatisfacción, bajo la forma de juguetes y poses del marketing sexual?” Silvia nos ubica respecto del fanfic y nos orienta, tanto en esta parte como en las siguientes de su escrito, cómo sin

tratarse de un cambio en la literatura estas novelas sientan sus bases en el efecto referencial.

Finalmente, Bassols en la parte de Ciencia, en consonancia con el texto anterior de la misma sección, nos trae lo real del psicoanálisis como aquello que no cesa de no escribirse, lo que es idéntico a sí mismo, lo que vuelve siempre al mismo lugar y que se diferencia del real del arte, quien intenta atrapar con el saber hacer de la letra especialmente. ¿Y qué nos enseña? Nos enseña que lo real del psicoanálisis es un real distinto a lo real de la ciencia moderna en donde se trata de un real donde ya todo parece escrito vía gen o neurona, como el único saber que le imprime un destino al sujeto de nuestro tiempo. ¿Y cuál es el instrumento que Lacan encontró para hacer valer lo real del psicoanálisis en el lenguaje de su tiempo? Es el instrumento de la letra en lo real del inconsciente, ese mismo del que se vale la lectura lacaniana.

 

Carlos Dante García

VI – Editorial

Estamos ante una edición de Revista Lectura Lacaniana del mes de abril que nos coloca cada vez más en la posición de ofrecer los interrogantes a los que nos confronta la práctica del psicoanálisis proponiendo textos que nos parecen que ciñen significantes para orientar la lectura en la práctica y en los textos. La sección Mitos sexuales culturales y malestar actual despliega en breves líneas desde los fenómenos clínicos de la experiencia analítica sobre la sexualidad, pasando por fórmulas que hay que recorrer una y otra vez para apreciar el alcance de su valor hasta llegar los mitos sobre las relaciones entre hombres y mujeres para, finalmente plantear una pregunta esencial. Repetimos una y otra vez que Freud forjó algunos mitos y ubicamos a Lacan más cerca de la lógica en distancia con los mitos. El artículo nos lleva a las puertas de esa pregunta.

Siguiendo la idea de revisar qué podemos entender por política y en especial en principio, de las relaciones entre psicoanálisis y política, la sección dedicada al tema publica un artículo de Jorge Aleman, sobre “ Poder y política en Freud”.

Como es una publicación en un diario es muy breve y casi de divulgación, manteniendo un tono asertivo casi terminante: “Freud nunca optó por ningún modelo político o colectivo en especial”.  Creemos que el título tendría que haber sido: “Consideraciones preliminares a cualquier tratamiento de lo político en Freud”. Este es el tono con el que proponemos leer la nota y preparar a nuestros lectores el comentario para el próximo número.

La sección Lecturas Culturales culmina una serie de una conversación sobre el personaje de Borges, Funes el memorioso. La riqueza de lectura distinta entre Silvia Hopenhayn, Luis Chitarroni y Carlos Dante García permite disfrutar de una lectura sobre un mismo ser de significante que produce efectos muy disímiles: efectos poéticos, efectos creativos y efectos de enseñanza para la práctica del psicoanálisis.

Si la sección anterior trataba sobre el ser de significante, ésta, sobre la Ciencia va tratar sobre lo real y en particular, sobre cómo leer, gracias a J.A. Miller y Michel Bassols, una fórmula enigmática: “ No hay ciencia de lo real”. Es casi obvio que la ciencia parece estar más cerca de lo real.  ¿Lo está? Seguimos una orientación de lectura lacaniana: distinguir ¿qué real es para la ciencia?, ¿qué real es para el psicoanálisis, de la orientación lacaniana?

 

Carlos Dante García

V – Editorial

Este número de marzo de  2013, comienza con problemas clínicos de cómo se lee en un análisis los efectos de feminización, en la sección Psicoanalítica llamada Mitos sexuales culturales y malestar actual II, Problemas clínicos porque están basados en los efectos diversos del silencio en un análisis; en el pasaje de lo universal a lo particular en un hombre. De algo fundamental: de la diferencia que hay entre efecto de feminización en un análisis y feminismos, tan de moda en el mundo actual. Feminismos que son nuevos mitos sexuales. Temas de debates y controversias.

La sección de Política nos sorprende con un texto sobre Freud y su política. Las diversas intervenciones de Freud sobre política se sitúan en las sociedades disciplinarias. La de Lacan no. ¿Se suman?; ¿ se complementan?;¿se oponen?; ¿se diferencian?

La sección de Cultura nos introduce con Funes como personaje de Borges, en la discusión sobre su particular memoria y sobre cuáles fueron las posibles fuentes en las que se inspiró Borges para su creación.

La parte de ciencia de la Revista trae para compartir un notable texto; El autoritarismo científico de Javier Peteiro. Texto comentado por un psicoanalista para difundir cómo las distinciones lacanianas de lo real de la ciencia y lo real del psicoanálisis permite establecer distinciones fundamentales sobre aquello a lo que se otorga calidad de científico cuando se trata en realidad de cientificismo.

Cientificismo que está al servicio de ideologías y prácticas que rechazan la condición del sujeto en la subjetividad moderna.

 

Carlos Dante García

IV – Editorial

 

El  IV número de nuestra Revista se compone de un conjunto de artículos polémicos y novedosos.

“Mitos sexuales culturales y malestar actual I” nos introduce en una lectura psicoanalítica que propone revisar los efectos que tiene en la civilización actual los descubrimientos freudianos en la sexualidad y la constitución de la moral. “¿Qué podemos decir los psicoanalistas sobre lo que ocurre en el malestar actual de la civilización?” es la pregunta y el eje que desarrolla este texto. Enuncia con su denuncia una generalización de la clínica psicoanalítica del amor, del deseo y del goce en el hombre y la mujer. Parece el anuncio de un programa que en principio se puede acordar pero que se debe demostrar.

La segunda parte del artículo de Pablo Fridman nos conduce al concepto de no-todo de Lacan y de cómo éste se manifiesta en la “vida cotidiana”. “El no- todo es una nueva razón” es la frase central del texto que nos pretende conducir a los confines de su uso en la ideología y en la política.

En la sección de Lecturas Culturales incluimos la primera parte de tres de un debate literario- psicoanalítico sobre el conocido personaje de Borges: “Funes, el memorioso”. El debate está animado  y conducido por Silvia Hopenhayn, realizado en la Casa de la Cultura- Fondo Nacional de las Artes, formando parte de un ciclo que se tituló en el año 2012:

“En busca de un personaje”. El ciclo mensual se basa por lo general en la invitación de un escritor y de alguien de la cultura que conozca al personaje del que se trata. No se habla específicamente en este caso de Borges sino del personaje creado por Borges. Quienes hablan en la ocasión son Luis Chitarroni, escritor y editor y Carlos Dante García, psicoanalista. En otras ocasiones puede ser un escritor y un cineasta o, un escritor y un dibujante, etc. Lo interesante del debate a nuestro entender es qué lectura nueva se puede hacer tanto en la literatura como en el psicoanálisis de Funes. La lectura Lacaniana que proponemos para aquellos que sigan el debate es orientarse por  las siguientes frases. Crear un personaje literario como Funes, sirve para curarse del insomnio (dicho por un escritor).

Funes es una voz de memoria sin recuerdos y el narrador es un memorioso con recuerdos (dicho por un psicoanalista). Funes no tiene capacidad platónica (dicho por una escritora). Tres dichos que invitan a un debate que nos parece novedoso en su lectura.

Por último, el psicoanalista Guy Briole con su preciso texto “Ficciones autísticas” nos conduce a leer mediante una Lectura Lacaniana el lugar que les queda a quienes no pueden seguir el paso de modelado de la ciencia en conjunción con una rentabilidad inmediata. Investiga y denuncia los efectos del autoritarismo científico sobre el autista como objeto de la ciencia.

 

Carlos Dante García

II – Editorial

Este segundo editorial, con cierto retraso, que esperemos no  constituya en un síntoma, ya que para ello hace falta que se repita, según Freud; éste segundo editorial nos trae una variedad de lecturas lacanianas muy precisas.

En primer lugar, Flory Kruguer, en una entrevista previa a las 21 Jornadas Anuales de la EOL, define la política que lleva adelante la Escuela de la Orientación Lacaniana, al proponer como tema de las Jornadas “Clínica de lo singular ante la epidemia de las clasificaciones”.

Es la política de sostener una clínica analítica en la que se apunte a lo singular de cada quien, en cada tratamiento y en cada ocasión. La clínica de lo singular es la clínica de lo singular del inconsciente de cada uno. Esto constituye una respuesta al cientificismo que impregna el discurso social de la época que se manifiesta en la extensión generalizada de las  clasificaciones de los síntomas, trastornos, patologías, construyendo una epidemia que intenta vanamente incluir a un sujeto que se escapa en lo universal.

Para nosotros, los integrantes de ésta Revista, el modo en que se lee un sujeto hace a una política. Una política que podemos distinguir en por lo menos dos. La construcción de los manuales psiquiátricos, los DSM y sus variantes, hacen sus clasificaciones basados en el sujeto supuesto que emerge de cada clasificación. Es el sujeto de antes de Freud, señalado por J.Lacan en su texto “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis”. Es el sujeto psicológico de las facultades psíquicas, ahora

de la psicosis”. Es el sujeto psicológico de las facultades psíquicas, ahora llamado “sujeto del trastorno”. Esta manera de leer un sujeto, un sujeto político de dominio conlleva una práctica que se aleja de lo real de cada uno. En cambio, leer un sujeto en su singularidad, es extraer la fuerza política presente en cada sujeto en su pulsión.

La parte de Psicoanálisis de nuestra Revista, contiene una entrevista exquisita realizada a Freud. Una entrevista que fue titulada “El valor de la vida”. Quizás podamos proponer una frase extraída de la entrevista como orientación de lectura: “No permito que ninguna reflexión filosófica complique mi fluidez con las cosas simples de la vida”. ¿Cómo lee Freud la vida en sus diversos valores según la relación que mantenga con su inconsciente? Freud dice de su singularidad. Habla de su vida a los 70 años, pero también habla de su vida como psicoanalista en su relación con su inconsciente. Podemos decir que el valor del inconsciente en la vida a pesar de los años no cambia. Hay que leerlo.  Utiliza tres términos de lo que el análisis enseña: soportar- tolerar-eliminar. Observen un detalle, para los que lean la entrevista: no deja de interpretar a su entrevistador- Lee su posición ante su preferencia periodística, su posible singularidad. Esta breve introducción es la primera parte de la entrevista. Continuaremos para la segunda parte en el número de Enero.

El excelente trabajo de Marco Focchi sobre “El número en la ciencia y en el psicoanálisis”, nos introduce en la posición fundamental de la orientación Lacaniana: el psicoanálisis no es una ciencia. No es una práctica científica. A pesar de ello y quizás por ello, es necesario precisar su articulación con el discurso científico. En ésta primera parte de su trabajo, lo publicaremos en dos partes, nos lleva en forma exquisitamente argumentada a precisar qué es lo real para la ciencia y qué para el psicoanálisis, poniendo en el horizonte el número, no sin precisar qué importancia tiene en el síntoma y la práctica científica.

Por último, disponemos de la primera parte del debate organizado por el Director de la obra: “El  pozo donde se encuentran” de Román Podolsky, junto a Carlos Dante García, psicoanalista, co coordinador del VEL. (Violencia Estudios Lacanianos)  del Departamento de Investigación del Icdeba (Instituto Clínico de Buenos Aires). Debate realizado después de la presentación de la obra. Expusieron luego de la misma, Román Podolsky, Ernesto Derezensky y Carlos Dante García. Los que lean el debate podrán encontrar tres perlas: ¿Cómo se hace una obra de teatro sin un texto de dramaturgia previo? ¿Qué lugar tiene la violencia del género para el psicoanálisis? ¿Qué efectos de división produjo en el público ésta obra y qué es lo que ella enseña al psicoanálisis? Se podrá también seguir parte del debate por video gracias a la filmación realizada por Ricardo Vila.

Carlos Dante García

I – Editorial

Aparece un primer número de nuestra Revista Lectura Lacaniana con una selección de trabajos en las diversas secciones mediante un hilo que esta Editorial quisiera hacer visible a la lectura. En cada uno de esos textos se lee un modo de hacer una lectura que llamamos “lectura Lacaniana”. Por esto,  elegimos para Lecturas Psicoanalíticas al mismo Lacan que nos enseña en su primera entrevista -dada a un medio de comunicación,  L´Express -, cómo dirigirse al gran público, en una época muy distinta a la actual. Para apreciarlo, consideren cómo Madeleine Chapsal  le pregunta sobre la figura intimidante del psicoanalista y la respuesta de Lacan.

En la sección de Lecturas Políticas, y en forma premeditada, elegimos el plural, para explicitar que no hay una única lectura, sino que cada lectura enuncia algo particular de ese sujeto al hacer una Lectura Lacaniana. Propusimos a Jorge Aleman  para que también -si no es ante el gran público, es ante los estudiantes de la Facultad de Psicología en la Argentina-, se refiera a  lo que el psicoanálisis le puede decir y qué le puede decir a lo que se llama política. Sabemos de la preocupación de Aleman por construir un modo de enunciación psicoanalítico que incida sobre otros discursos, y esto lo realiza con su lectura.

En la sección de Lecturas Científicas, elegimos a Eric Laurent, también dirigiéndose a un medio de comunicación masivo, para que con su lectura, interprete la época “extraña” en la que vivimos, fundamentando por qué La Ciencia es como un principio de autoridad, con orientaciones muy precisas de cómo el psicoanálisis lee el malestar de la época. De cómo el psicoanálisis puede ayudar a hombres y mujeres en la coyuntura subjetiva en la que se encuentran. En ésta oportunidad, es un psicoanalista el que habla de la ciencia. La orientación de Lectura Lacaniana es también hacer llegar lo que dicen y escriben los científicos que han sido alcanzados por el discurso analítico y cómo a partir de ese encuentro, el análisis le permite o no modificar su práctica.

En la sección de Lecturas Culturales incluimos una Conferencia de Silvia Hopenhayn que trata sobre “Borges y el tiempo”. La lectura sobre cómo Borges hilvana escritura, tiempo y sentido es una lectura en la que la literatura dialoga con el psicoanálisis.

Carlos Dante García